La Fundación Cione Ruta de la Luz ha iniciado en 2017 un proyecto de salud visual en República Dominicana, concretamente en el municipio de Consuelo. Allí hemos apoyado la labor de ASCALA, una organización que lucha por mejorar la vida de las personas que viven en los Bateyes. Los bateyes son comunidades rurales que comienzan a establecerse a principios del siglo XIX al rededor de las plantaciones de azúcar cuando estas plantaciones ampliaron el uso de mano de obra haitiana, itinerante y noreglamentada.

Actualmente muchas de las plantaciones de caña de azúcar han desaparecido dando paso a parcelas de arroz, campos de tabaco y otros cultivos pero los bateyes siguen estando poblados por inmigrantes o descendientes de inmigrantes de origen haitiano, cuyos recursos económicos son muy limitados, además de ver mermados sus derechos como trabajadores.

Durante nuestra expedición visitamos los bateyes de Prudencia, Don Juan, Esperanza, Consuelito, chicharrones, AB-4, Margarita y los platanitos, pertenecientes a los municipios de San Pedro de Marcorís y Hato Mayor.

“Se trabaja a un ritmo muy alto y en condiciones que no son las más adecuadas, como con falta de electricidad o en recintos en exterior donde es prácticamente imposible realizar una retinoscopía, pero sin duda también nos hace salir de nuestra zona de confort y nos ayuda a superarnos y ser mejores profesionales”.

La gente de los bateyes, a pesar de sus condiciones de vida, es alegre y amable y nos ha tratado con mucha educación, respeto y agradecimiento. Además hemos podido conocer de primera mano la realidad de un país que desconocíamos y que desde luego no es la que se vende a los turistas”. Bartolomé y María

2017

Resultados:

Número de revisiones realizadas: 606
Número de gafas entregadas: 276

Participantes:

Bartolomé Congost y María Argudo